LA EFICIENCIA ENERGÉTICA

MANEL MOLINA – 25 ENERO 2019 – MONTEBARALE S.L.

La contaminación y la generación de residuos cada vez más importante hace que nuestra sociedad esté demandando una producción y un estilo de vida mucho más ecológico y que sea capaz de respetar en la medida de lo posible el medio ambiente.  Esta forma de vivir ECO se traduce en una intención de reducir nuestras emisiones con los automóviles, de crear nuevos métodos de reciclaje y de ser menos invasivos en un medio natural que debemos cuidar para preservarlo en el futuro.  Toda esta búsqueda ecológica guarda mucha relación con la energía que se produce y se gasta en las viviendas y por ello vamos a profundizar en los aspectos básicos que tenemos que tener en cuenta para conseguir ser más respetuosos con nuestro entorno.

1.jpgNuestra vivienda es un organismo que consume y guarda energía. Nosotros, como individuos que utilizamos los espacios que nos ofrecen, podemos contribuir con nuestros hábitos a aprovechar los recursos que este organismo consume, como el agua, la electricidad y el gasto calorífico.  Haciendo un uso racional de las luces y encender sólo aquellas estancias que estamos utilizando o ventilar la casa a primera hora para guardar la calefacción durante el día son dos de las opciones que nos permitirán ahorrar en el consumo energético. Del mismo modo ocurre con el gasto de agua, priorizando las duchas cortas y rápidas y no malgastando con electrodomésticos que tengan un gran consumo de este bien.

Aunque logremos que nuestro comportamiento sea respetuoso y contribuya continuamente con la preservación del medio natural, existen medidas de carácter constructivo o de planificación que harán que tu vivienda se comporte de forma más eficiente energéticamente hablando.

En primer lugar y, sobretodo si estamos ante una vivienda planificada o aún sin construir, deberemos prestar especial atención a las características de los cerramientos y su transmitancia térmica.  Este será el coeficiente que nos indique las propiedades térmicas de los aislantes y mejorando dicho índice, obtendremos un gasto inferior para calentar o refrigerar la vivienda. Si estamos ante el caso de tener que reformar una vivienda ya construida, uno de los aspecto que más nos aportará energéticamente será la colocación de nuevos materiales aislantes y de la mejora de las carpinterías, con la finalidad de reducir esa transmisión de energía a través de las fachadas y toda la envolvente.

2.jpgOtro de los recursos que mejor nos ayudan a que nuestra vivienda sea más eficiente energéticamente es la sustitución de nuevos electrodomésticos y aparatos con unas características de rendimiento mejoradas. Al sustituirlos por otros mejores, reduciremos el gasto de energía que necesitan para funcionar y ahorraremos en la factura de la luz contribuyendo al medio ambiente. Los calentadores de agua, los sistemas de refrigeración acondicionados y los electrodomésticos como el horno, la lavadora y el frigorífico serán esenciales para conseguir unos buenos resultados con su sustitución.

La orientación juega un papel importante en la transmisión del calor en los edificios. Este aspecto no lo podemos controlar, pero en climas cálidos como el nuestro podemos interactuar con la radiación solar añadiendo celosías y elementos opacos en las aperturas que regulen la entrada de luz y calor y nos ayuden a estar más frescos en verano.

Si tienes dudas acerca de cómo mejorar el rendimiento energético de la vivienda o necesitas contabilizar su eficiencia energética, desde Montebarale podemos ayudarte. Realizamos certificaciones energéticas y te asesoramos para que pagues menos en la factura de la luz, todo ello para contribuir con el medio ambiente y dejar una menor huella ecológica a través de nuestro gasto energético en las viviendas. ¡Contáctanos y estaremos encantados de asesorarte!